11 de agosto de 2013

Cocaína, una noche cualquiera.

Miguel Álvarez 


Rojas,
calientes,
intensas gotas de sangre golpean su pecho;
y mientras, entre sus manos escapa la vida
y piensa,
y recuerda las noches bañadas en polvo de yeso
y no siente,
y no padece,
sólo nota dos ríos calientes.

21 comentarios :

  1. Desconozco las sensaciones que provoca este rito de inhalar sustancias...pero adivino por tus versos que debe ser terrible...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para mi un placer inmenso que un escritor de tu calibre pase por mi blog.

      Muchisimas gracias y todo un placer leerte.

      Eliminar
  2. Tremendo ese "...y no siente,y no padece..." como colofón a lo que sin remedio da de sí el consumo de este tipo de sustancias.
    Una entrada muy gráfica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jerónimo muchas gracias por comentar, la adicción a las drogas es algo muy fuerte, algo muy vivo y se hace fácil escribir sobre cosas así, el miedo, la muerte, la droga..

      Eliminar
  3. Como siempre sorprendiendo,un tema poco tocado,de hecho no lo hab[ia leído en un poema,me refiero concretamente a esa droga,se ha escrito mucho sobre el alcohol pero es así tu original estílo,me gusta llegar a esta Alacena porque siempre hay novedades y versatilidad en suave y profundo verso,ADELANTE CON ESA INSPIRACIÓN...que no pare de fluir,en fila espero la siguiente entrega :) Y va mi abrazo sin distancia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María los temas llenos de fuerza son, a mi entender, los mejores para escribir, y la droga es una de las sustancias más fuertes del mundo conocido, capaz de doblegar a una especie y hacerla, día a día, sentenciarse a muerte, a una muerte en vida.

      Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  4. aspiraciones y vacíos
    un hilera al filo del no retorno...

    muy buen poema Miguel
    las drogas duras son siempre un mundo dentro de otro por explorar
    abraxos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa por visitar mi Alacena, una vez más.

      Eliminar
  5. Una noche cualquiera se puede convertir en un martirio, más cuando hablamos de adiciones.

    Me gusta tu espacio, saludos Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ame. Estoy mirando tus blogs, son fabulosos.

      Eliminar
    2. Gracias Miguel, por llegar hasta mi espacio, por el tiempo que has dedicado a leerme y también por quedarte acompañando mi vuelo, un placer recibirte, como lo es quedarme por aquí desde anoche que te he descubierto.

      Saludos Miguel, te cuidas

      Eliminar
  6. Triste, real, de ahora mismo... Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Miguel, buenas tardes,
    un texto contundente,
    un ardor efimero como el mismísimo placer,
    "Que buena imagen!"

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar Magdalena y bienvenida a esta tu Alacena.

      Muy chulo tu blog y de escritos muy estimulantes

      Eliminar
  9. He llegado a tu blog, haciendo enlace a través de otros que tenemos en común, y me encontrado con unos versos duros pero reales. En mi país que se vive de cerca , los que no nos acercamos a la droga , no la entendemos, se nos dificulta entender a los que sí lo hacen , tal vez porque hemos visto de cerca el mal y la destrucción que trae.
    De todas maneras en tus versos ha quedado un grito que a mi me produce dolor : Entre sus manos se escapa la vida, y no siente y no padece... pero ellos creen que es lo máximo, distraer el momento con fuerzas externas.
    Me ha tocado, y me alegro haber llegado hasta aquí.
    saludos desde Colombia.
    Me enlazaré con tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por tu comentario, por desgracia "experto".

      Me encanta el banner de tu blog: Rescoldos Azulados. Te enlazo ahora mismo.

      Eliminar
  10. Es muy triste...

    La vida es difícil, y a veces cuesta vivirla.

    Un beso.

    ResponderEliminar