28 de julio de 2013

Miguel Álvarez


Azoto con rigor la incertidumbre de una especie.

Ella
inconsciente.
 
Vuelve día a día
e inunda con sus lágrimas mi lecho
cultivando
 de los hombres los anhelos.

Ella
inconsciente.

Deja suspendida,
los recuerdos del pasado, 
los miedos del presente.

Ella
inconsciente.

4 comentarios :

  1. cuanta sal trae en sus inundaciones
    ella inconciente pero viva muy viva


    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa por pasarte por aquí y leer mis poemas.

      Eliminar
  2. ME GUSTA...!!! Maravillada por esas olas de inmensa filosofía,no se como lo haces,enlazar palabras en una metáfora única hasta ahorita,que siga fluyendo esa inspiración...Yo sigo disfrutando mis visitas en esta alacena de verso y sentimiento...Abrazo sin distancias... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María que alegría leer siempre tus comentarios, me agrada mucho que te gusten mis escritos. Un abrazo sin distancias!

      Eliminar